91 542 35 79

SOLICITAR CITA

LLAMARME

Remedios caseros para evitar la retracción de encías

Remedios caseros para evitar la retracción de encías

La retracción de encías, también llamada recesión gingival, es una enfermedad que se da de manera progresiva desde la niñez y que alcanza su mayor grado a partir de los 40 años donde incluso pueden exponerse las raíces de los dientes. Existen distintos remedios caseros para la retracción de encías que pueden ayudarte a evitar este problema. Te vamos a contar cuáles son las distintas causas que pueden provocar esta situación, como las enfermedades periodontales.

Queremos explicarte la importancia de realizar una higiene bucal adecuada que te ayudará a evitar complicaciones que puedan perjudicar tu salud dental y la de tus encías. Vamos a conocer el origen de esta afección bucodental y a darte algunos consejos para que puedas mantener tus encías sanas y sin problemas.

Además, no olvides que si dispones de un seguro, como por ejemplo el que te ofrece Asisa, en nuestra clínica dental Asisa podemos solucionarte cualquier tipo de enfermedad.

¿Cuál es la causa de la retracción de las encías?

Las encías cumplen una función fundamental ya que se encargan de mantener las piezas dentales en posición para que permanezcan estables y evitar que se muevan. Además, las encías intervienen cuando la corona del diente se junta con la raíz, gracias a esta situación estratégica consiguen proteger de forma más efectiva la parte inferior de los dientes de los restos de alimentos y posibles bacterias que se acumulan por no eliminarlos adecuadamente.

Las encías retraídas pueden provocar muchas complicaciones de salud y también estéticas. En la primera etapa de la recesión gingival, hay una separación de los márgenes de las piezas dentales, si no se trata de manera adecuada y desde el inicio, con el paso del tiempo la encía se irá debilitando y habrá más posibilidades de que aparezca sangrado y pérdida de hueso.

Si no realizamos cada día una higiene dental adecuada no lograremos eliminar bien las bacterias que se acumulan después de cada cepillado. Los restos de la comida que se quedan entre los dientes y estas bacterias hacen que se vaya formando una película llamada placa bacteriana que tiende a endurecerse. Aquí es donde aparece el sarro, mucho más duro y difícil de eliminar.

El sarro se va acumulando en los márgenes de la encía y poco a poco se va separando de los dientes. Al existir más hueco entre el diente y la encía se potencia la aparición de más sarro que, de manera progresiva, va afectando a la salud bucodental. Ese sarro, compuesto por bacterias, creará cálculos dentales que sólo pueden ser eliminados en su totalidad por un especialista a través de una limpieza dental profesional. Por eso es importante que acudas a revisiones periódicas y te hagas al menos una limpieza dental al año. Así conseguiremos eliminar el sarro y evitar que se acumule provocando distintas complicaciones.

Aunque una mala higiene dental es una de las principales causas de que podamos sufrir retracción de encías, este problema también puede aparecer aunque llevemos una correcta rutina de limpieza e higiene dental. Si, por ejemplo, el cepillado que realizamos es demasiado agresivo, podemos provocar dicha recesión y dañar nuestras encías. También influyen causas externas y hábitos nocivos que llevamos a cabo cada día sin ser conscientes de sus implicaciones. Una de ellas es fumar tabaco, que, además de ser malo para nuestra salud, influye negativamente en el estado de nuestros dientes y encías. Otras posibles causas pueden ser la carencia de vitamina C, que existan daños en el esmalte o tratamientos de ortodoncia para la alineación de los dientes.

Es importante recordar que la retracción de encías no provoca ninguna molestia o dolor, por lo que casi siempre es ignorada y solo se repara en ella cuando empieza a afectar a nivel estético o supone otra serie de problemas como movilidad dental, sensibilidad a los alimentos fríos o calientes o abscesos en la encía. El hecho de que no te duela no significa que no sea perjudicial para tu salud. Por eso es importante que acudas a revisiones periódicas con tu dentista de confianza para que pueda comprobar que todo está bien y no existen riesgos para tus dientes y encías.

¿Cuáles son los síntomas de la retracción de encías?

Las encías retraídas pueden afectar a tu salud dental y estética, aprende a identificar las señales Estos son los principales síntomas de la recesión gingival que te permitirán comprobar si existe algún problema con tus encías que pueda complicarse con el tiempo. Para evitarlo, deberías acudir a tu clínica de confianza cuando detectes cualquiera de ellos y seguir las recomendaciones de los profesionales encargados de tu salud bucodental.

  • Se notan los dientes más largos: aunque parece difícil de detectar sí que es posible notar una longitud mayor de las piezas respecto a hace algún tiempo. Fíjate en tus dientes y en la posición de las encías ¿notas que ha aumentado la separación?
  • Color diferente en la línea de encías: si eres un poco observador puedes detectar tonos distintos entre la raíz expuesta y la corona del diente. Si te acostumbras a fijarte en tus dientes cada vez que realizas tu rutina de limpieza, serás más consciente del estado en el que se encuentran dientes y encías y podrás comprobar si surgen cambios o algún problema.
  • Inflamación de las encías: si compruebas que tus encías se hinchan y enrojecen, sobre todo en los márgenes, podría estar comenzando la retracción. Esta situación es más fácilmente comprobable y puede ser un factor determinante para empezar a tratar esta situación a tiempo y evitar complicaciones.
  • Sangre en las encías: suele aparecer durante el cepillado o cuando se muerden alimentos un poco más duros, como manzanas, por ejemplo. Si notas que al cepillarte te sangran las encías puede ser que estés realizando un cepillado demasiado fuerte o agresivo. Lo mejor es que acudas a una revisión para que te puedan asesorar y revisar cómo se encuentran tus encías. También te darán consejos para realizar un cepillado adecuado y que no dañe tus encías.
  • Excesiva sensibilidad a los alimentos: se produce un dolor intenso cuando ingieres algún alimento o bebida muy fría o caliente, ácida o dulce. ¿Has notado una mayor sensibilidad en tus dientes cuando comes helado o tomas bebidas con mucho hielo?
  • Movilidad dental: podrías notar cómo algún diente se mueve ligeramente, en este caso no deberías dejarlo más tiempo. Acude a tu clínica dental y evitarás problemas o incluso pérdidas dentales.

Remedios caseros para la retracción de encías

Consejos para tratar la recesión de encías con una solución natural.

Existen remedios naturales para la retracción de encías que te pueden ayudar a evitar que este problema aparezca. Queremos ayudarte a mantener tus dientes y encías sanos, pero no olvides que una buena higiene y la prevención, siempre serán claves para conseguirlo.

Milenrama

Sus hojas tienen efectos anti-inflamatorios, analgésicos y anti-coagulantes, por lo que puede ayudar a reducir la retracción de encías en cualquiera de sus fases. Lo mejor es masticar las hojas o también machacarlas hasta obtener una pasta con la que masajear las encías. Para la retracción de encías otra solución natural, es hacer gárgaras con una infusión de milenrama.

Té verde

El té verde tiene importantes propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes que ayudan a rebajar la inflamación de las encías y mejorar la fijación dental. Si quieres evitar la retracción de encías con unos buenos remedios caseros, te recomendamos dos infusiones de té verde al día. Será suficiente para que este té haga su trabajo.

Salvia

Para tratar la recesión de encías existe otro tratamiento casero muy útil y fácil de realizar: masticar hojas de salvia. Ha sido un remedio ancestral que se ha utilizado para combatir los abscesos dentales y las encías hinchadas gracias a sus propiedades anti-inflamatorias. Ayuda a proteger las encías y mejorar la higiene de tu boca. También puedes hacer gárgaras con la infusión.

Aloe Vera

Un gel de aloe vera te ayudará a rebajar la inflamación de encías y a prevenir la retracción de encías. Se puede romper una hoja y frotar el gel directamente en la encía después del cepillado de dientes.

Aceite de coco

El aceite de coco posee ácido láurico y un tipo de triglicéridos con propiedades anti-inflamatorias y antimicrobianas que te ayudará a tratar y evitar las encías retraídas. Si mezclas este tipo de aceite con la sal marina y masajeas tus encías reducirás la inflamación provocada por la retracción.

Aceite de limón

Se obtiene de la cáscara de limón y tiene propiedades antisépticas y antimicrobianas. Puedes masajear tus encías con el aceite o añadir varias gotas a un vaso con agua tibia para hacer gárgaras. Además, de tratar la recesión de encías con un tratamiento casero, este aceite te ayuda a eliminar el mal aliento.

Suplemento de vitamina C

Las frutas y verduras frescas son ricas en vitamina C, sobre todo los kiwis, los tomates, los cítricos, brócoli, pimientos, etc. Si se pueden comer crudas, mucho mejor para evitar la pérdida de vitamina en la cocción.

Con estos remedios naturales para la retracción de encías, estamos seguros de que podrás controlar y paliar los problemas derivados de esta situación. Pero no olvides que, para mantener una buena salud dental, es importante que acudas a revisión con tu dentista de confianza y que te dejes aconsejar por profesionales que saben cómo ayudarte.

Con nuestros consejos y recomendaciones tendrás la seguridad de estar cuidando tus dientes y encías de una manera adecuada. Además, comprobaremos el estado de tu salud dental con periodicidad para evitar que aparezcan situaciones de este tipo que puedan complicarse y provocarte enfermedades dentales más graves. Si quieres consultar con nuestros profesionales no dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de resolver tus dudas.

Leave a Comment