91 542 35 79

SOLICITAR CITA

LLAMARME

5 consejos para superar tu miedo al dentista

miedo_dentista

5 consejos para superar tu miedo al dentista

Perder el miedo al dentista es uno de los principales propósitos de cualquier odontólogo que desee hacer un buen trabajo con sus pacientes. La odontofobia es la afección asociada al temor que siente una persona cuando tiene que acudir a la consulta de un dentista y afecta aproximadamente a 1 de cada 4 pacientes.

Aunque mucha gente no se toma en serio esta dolencia, las personas con odontofobia necesitan un trato personalizado y una empatía especial por parte del odontólogo para superar sus miedos y así poder recibir el tratamiento bucodental que necesita. Por eso, nuestra principal recomendación para superar esta afección es acudir a un dentista de confianza.

Qué hacer para superar el miedo al dentista

Normalmente, la principal causa del miedo al dentista es que la persona haya sufrido una experiencia negativa en el pasado o que otras personas de su entorno le hayan contado su malestar en algún tratamiento. Estos pacientes, tan solo con ver las batas blancas, percibir el olor de la clínica, o escuchar el sonido del instrumental, pueden entrar en pánico. 

Su principal problema es que la incertidumbre le supera, ya que no sabe el tiempo que durará la visita, si va a experimentar dolor o qué tratamiento le va a recomendar el especialista. 

Un buen odontólogo sabe que un trato amable y profesional, respondiendo con calma cualquier pregunta que haga el paciente es esencial para crear un clima de confianza. Vamos a ver algunos consejos para superar el miedo al dentista:

1- Antes de la cita

Es preferible que una persona cercana se encargue de pedir cita, si puede ser a primera hora del día para evitar que el estrés se acumule durante la mañana o la tarde. También es aconsejable que la persona con temor acuda acompañado por alguien de confianza, de esta forma será mucho más fácil para él o ella acudir a la clínica. Si la persona lo desea también puede hablar con el dentista telefónicamente antes de acudir.

2- En la clínica

En la sala de espera es aconsejable que el paciente hable con su acompañante de cualquier otro tema que no sea su visita al dentista. Pueden ojear una revista y comentar algo referente a ella, por ejemplo. En caso de acudir solo lo mejor es hacer algo que distraiga la mente, como leer, hacer un crucigrama o escuchar su música favorita.

3- En la consulta

El paciente debe explicar al profesional el motivo de su visita y si se encuentra nervioso o alterado. El odontólogo escuchará atentamente y responderá todas las preguntas antes de proceder a examinar su boca. Si la persona está especialmente nerviosa se puede pactar con el dentista una señal para hacer un pequeño descanso durante el examen bucal. Además, si el paciente cree que puede reducir su nerviosismo, podrá escuchar música con auriculares para no percibir los sonidos del instrumental.

4- Después de la exploración

Después de haber explorado la boca, el dentista informará al paciente del posible tratamiento, resolverá cualquier duda y le explicará tanto del beneficio que obtendrá como los posibles daños. Cuando todo esté claro se pactará la siguiente cita o se procederá en ese momento si el paciente está de acuerdo.

5- Durante el tratamiento

El dentista puede llegar a un acuerdo con el paciente para explicarle todo lo que va a hacer y, si es posible, mostrárselo de alguna manera para que la persona sepa exactamente cómo será el proceso. Esto genera mucha confianza y el paciente se sentirá más cómodo. Aquí también se puede utilizar la técnica del gesto pactado para que la persona indique al profesional que se detenga. El odontólogo dejará lo que esté haciendo y lo tranquilizará dándole el tiempo que necesite hasta finalizar el tratamiento.

Si es la primera vez que el paciente acude a la clínica y necesita un determinado tratamiento, quizá sería beneficioso que tuviera un primer contacto con el profesional en un procedimiento menor, como una limpieza profesional, por ejemplo. De esta manera puede ver cómo trabaja, el material que utiliza, las instalaciones, etc, y así aumentar su confianza para afrontar un tratamiento más largo.

Consecuencias del miedo al dentista

Los pacientes con odontofobia tratan de evitar siempre acudir al dentista y suelen tener una carencia importante de cuidados preventivos, lo que puede derivar en enfermedades bucodentales importantes. El problema de estas personas es que, a pesar de que son conscientes que deben acudir al dentista por su salud, lo retrasan y después se sienten culpables por su actitud. Cuando por fin acuden porque su problema dental se ha agravado se sienten avergonzados por lo ocurrido, pero en el fondo no pueden evitarlo.
Desde Baquero Dental animamos a cualquier persona que tenga miedo al dentista a que visite nuestra clínica y conozca a nuestros profesionales y nuestras modernas instalaciones. Estamos seguros de que se sentirá mucho mejor. Pide cita y compruébalo. Te esperamos.

Leave a Comment

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?